Universidad con y para el pueblo

El Diploma de Extensión Universitaria de Operador Socioeducativo en Economía Social y Solidaria” (DOSESS) es una trayectoria integral de formación universitaria orientada a la inclusión activa de los trabajadores en la educación superior. Surge como respuesta institucional a la demanda de formación de las propias experiencias de economía social y solidaria (ESS) y de las políticas públicas de fomento y apoyo a las mismas. Tiene como objetivo la formación de dirigentes de base de organizaciones del sector, en particular de las cooperativas de trabajo, con la finalidad de multiplicar los aprendizajes en la propia cooperativa y en la trama territorial en que la misma actúa.
En tal sentido desde el DOSESS se reconoce la importancia de la ESS en el mundo contemporáneo como estrategia de integración social y desarrollo socioeconómico asentado en los territorios y comunidades locales, ya que las experiencias de economía social y solidaria, como son las cooperativas de trabajo, tienen un rol protagónico en un proyecto económico de país centrado en el trabajo con inclusión social. No sólo por la extensión de sus prácticas en todo el territorio nacional, sino también por los valores que promueve. De allí que la ESS resulte clave tanto para contribuir a cumplir el objetivo de trabajo para todos, como para lograr ampliar la inclusión a todos los campos de la actividad humana: económica, social, política y cultural. Y de allí también que se requiere de un esfuerzo de reflexión y sistematización que posibilite intervenciones concretas por parte de sus propios actores a fin de consolidar prácticas que modelen nuevas realidades, transformando la actual para acercarnos cada vez más a sociedades más justas, basadas en prácticas emancipadoras que fortalezcan y amplíen la soberanía y organización popular.
La implementación específica del DOSESS en el marco del Programa de Ingreso Social con Trabajo, “Argentina Trabaja”, ha sido impulsada como política pública integrada por los Ministerios de Desarrollo Social y de Educación de la Nación, realizándose en articulación con universidades públicas en dos etapas de ejecución. En una primera etapa, 2010-2011, con la coordinación académica de la Universidad Nacional de Quilmes se realizó el diseño curricular y aprobación como carrera universitaria del mismo, cursando casi 900 orientadores del Programa en seis universidades nacionales y siete institutos de educación superior de la provincia de Buenos Aires. Lo cual posibilitó que se diplomaran 675 de dichos orientadores. Actualmente, en la segunda edición correspondiente al período 2012-2013, se amplia la escala y actores institucionales involucrados, sumándose las Universidades Nacionales de Moreno y de  San Martín en la coordinación académica, así como la Universidad Nacional de Avellaneda en aspectos específicos de la gestión. La escala de la matrícula de estudiantes se triplica, cursando cerca de 2.800 orientadores del Programa en las sedes de las universidades mencionadas, así como en otras seis universidades nacionales, nueve institutos de educación superior y otras diez entidades educativas y sociales. 
El DOSESS da cuenta de un Estado Nacional que junto a la Universidad Pública asumen el compromiso de trabajar para ampliar el derecho y acceso a la educación entendida como un derecho personal y social inalienable. Una educación que fortalezca la inclusión social; que aporte para  democratizar el conocimiento; para generar productividad y proyección social; para consolidar una mirada crítica y transformadora. La iniciativa pone en juego también la valentía de romper prejuicios y quebrar miradas clausuradas. Proponiendo una universidad y educación superior con y para el pueblo, que impulsa la formación de los trabajadores y busca dejar de lado imaginarios y construcciones elitistas que aún hoy atraviesan nuestra historia. 
Y, sobre todo, el DOSESS significa una experiencia educativa que lleva a la transformación personal y colectiva de todas y todos quienes participamos y lo construimos, la comunidad de aprendizaje que formamos orientadores, docentes, coordinadores y autoridades institucionales. Una utopía que se hace posible, que amplía las capacidades personales y grupales, que multiplica las energías asociativas, que genera encuentros y emociones, que potencia los vínculos de calidad humana detrás de un proyecto colectivo.