Evaluación: un espacio-tiempo construido para crear

Cómo pensamos nuestras acciones cuando el tiempo parece no darnos respiro ni alivio en el hacer diario, cómo  darnos un tiempo para poder mirar lo transitado, lo caminado, en cada paso. ¿Para qué? Para una búsqueda de construcción colectiva, que tome en cuenta las problemáticas que nos atraviesan. Esas que nos impulsan a seguir para cambiarlas, para hacer una práctica transformadora, transformadora de qué, de las prácticas excluyentes, que nos aislan de los otros, de muchos otros, de sus palabras que viven en los anhelos que se concretan en el caminar.

Pensar(nos), reflexionar(nos), crear(nos), siempre buscando hacer desde nuestra realidad, ese es el sentido de la evaluación del DOSESS, a continuación presentamos la introducción de la misma.


Existen varias razones que fundamentan la necesidad de una evaluación:
a) El DOSESS es una carrera formal de la UniversidadNacionaldeQuilmes.
Esta pertenenciainstitucional hace que debamos cumplir ciertas normas de funcionamiento establecidas en la universidad como ser, requisitos formales de acreditación de los cursos aprobados Esto habilitará la posibilidad de que puedanseracreditadas, además, para otros cursos y otras instituciones educativas.
b) Un proceso adecuado de evaluación es una parte importante del procesodeaprendizaje. Permite a los participantes (orientadoresyequiposdocentes)reflexionarsobreel proceso, de dónde partieron y dónde están ahora; reciben una devolución del equipo docente y se produce un intercambio sumamente útil para el aprendizaje y parasusprácticas posteriores.
c) La mayoría de los compañeros que participan de la experiencia del Diploma hanasumidoel desafío con entusiasmo y aportando un gran esfuerzo.
El objetivo es evaluar nuestro proceso de aprendizaje. Valorar el esfuerzo, el compromisoyel crecimiento de cada uno de los participantes y del grupo. El objetivo de laevaluaciónque lleva a cabo cada integrante es para permitirle articular la acción vivida conla palabra. Permitirle un procesamiento simbólico a algo que se desplegó en el terreno dela acción, apropiarse de herramientas que le permitan planificar, analizar e interpretar laactividad ydesarrollar habilidades en la observación, registro e interpretación de lossucesos para elegir posibles modalidades de intervención.
Se incluye además una Autoevaluación de cada uno de los orientadores, una evaluación a los compañeros, una evaluación al equipo docente y del equipo hacia el grupo y hacia los integrantes en forma individual, como Comunidad de Aprendizaje.
Se trabajará sobre tres ejes:
a) Economía Social y Solidaria / Trabajo y Sociedad
b) Grupos, Organizaciones y Equipos de Trabajo / Educación Social y prácticas
c) TICs.
Se utilizará como instrumento de evaluación la técnica de “portafolio”, un compendiodetrabajos individuales y colectivos que se irá enriqueciendo hasta el final del curso. 

Al final de la cursada se realizará un coloquio individual y/o en pequeños grupos entre docentes y orientadores.

¡Llegaron las cartillas!

<!–[if !mso]><![endif]–>

Y si llegaron, solo falta un poco más de tiempo para que cada uno de los futuros operadores socioeducativo en economía social y solidaria las tengan en sus manos y puedan comenzar a debatirlas, a contrarrestarlas, en fin a darles viva.
Pero no fue sencillo su creación, fue un proceso de armado colectivo, en el que intervinieron los docentes curriculares, docentes tutores, coordinación general y todos los estudiantes el Diploma se terminó de imprimir las cartillas de Educación Social y Comunidad de Aprendizaje, enfatizando en el eje de las prácticas profesionalizantes y la primera parte de Tecnologías de la Información y de la Comunicación.
Proceso de trabajo, de reflexión y aprendizaje que se plasma en herramientas prácticas que contribuyen al trabajo cotidiano de cada orientador/operador. Esta semana se empezaran a repartir las cartillas en cada una de las  comisiones que integran el Diploma de Extensión Universitaria de Operador Socioeducativo en Economía Social y Solidaria.
Las cartillas son herramientas de reflexión conceptual centradas en las prácticas, prácticas que tienen sentido en las múltiples formas de leer la cotidianeidad para transformar las acciones en relación al fortalecimiento de procesos organizativos inclusivos.

De esta forma las cartillas de TICs y de las prácticas profesionalilzantes de la materia de Educación Social y Comunidad de Aprendizaje tienen el objetivo de fortalecer el trabajo de los operadores socioeducativos en la construcción de la economía social y solidaria. En este sentido son palabras, ejercicios, recomendaciones, lecturas reflexivas, guías para mirar y hacer, etc que recogen experiencias de actores sociales, de docentes, de cooperativistas, en fin de educadores populares.

 

Estación Dorrego – J.C.Paz

<!–[if !mso]><![endif]–>

Por Stella Maris Berón, docente del DOSSES de la UNQ
Hay muchas formas de ir a trabajar. Hay gente que llega a pié, otros viajan en auto, en colectivo, en subte y hay quienes atraviesan océanos por el aire.
Yo voy en tren, desde la vieja estación de Dorrego, tomo el tren que llega a Pilar, para bajarme un poco antes, en José C Paz. Si, en ese tren que no sabe que existe la posibilidad de mejoras, porque el paso del tiempo y la gente transportada, lo ha ido deteriorando, lastimando, abandonando. Sus vagones desgastados, maltratados, son arrastrados por locomotoras que nunca pueden garantizar arribar a destino, corren con el riesgo de quedar a mitad de recorrido, y ser relevadas por “la que viene atrás”. 
Y dentro del mismo, en su mundo interno, cientos y cientos de personas, que a diario se trasladan, yendo o volviendo de sus trabajos, de su escuela, de sus hogares, del médico, de hacer trámites, de tener que ir “al centro”. Gente de manos rudas, fuertes, u otras de pieles tan finas, gastadas de trabajar. Me gusta mirar, intentar descubrir, con quienes viajo. Allí, conversando entre ellas, casi siempre de a dos, las maestras  jardineras, de guardapolvos con voladitos, bien planchados, impecables. Más allá, unos pibes haciéndose bromas, con sus gorras y tatuajes, hablan en voz alta, se ríen fuerte, se mueven, detrás de ellos un señor que no les saca los ojos de encima, entre desconfiado y curioso. Cerca mío unas sirenas morochas de pelo largo, negro y uñas pintadas de muchos colores. En otro asiento se escucha una mamá que le reclama a su niño su tarea escolar  inconclusa. También puedo divisar el vagón lleno de gente con sus bicicletas. Entre la gente que viaja parada, se desliza un río de vendedores ambulantes: pastillas, linternas, medias, chocolates, libros, fundas para  celulares, alfajores, y todo lo llevamos por solo … aproveche Sr. Sra.

 También están ellos, los artistas ambulantes. Se los oye antes de verlos, van ofreciendo su arte de vagón en vagón, en grupo, solistas, con instrumentos, a viva voz, chicos, jóvenes y viejos. Raperos, malabaristas, folcloristas, románticos baladistas, imitadores, cuenta cuentos, y mucho más. Ahora es el turno de un dúo de jóvenes con guitarras, están tocando chacareras, y al pedir el acompañamiento de “las palmitas”, se les nota la tonada norteña. Tocan con tanta fuerza, con tanta energía, como si en ello pusieran toda su esperanza,  toda la pasión que alimenta sus sueños. Sonríen, contagian alegría, imposible permanecer indiferente. Terminan de cantar y uno de ellos se da cuenta que iba una señora con su bebe en brazos, dormida. Se acerca, le pide disculpas por el “barullo”, le pregunta el nombre de la bebe y … que Dios se la bendiga, mamita dice en un gesto de ternura. Luego nos agradecen a los que podamos colaborar, y también agradecen a la señora que está sentada enfrente, ¡gracias por su sonrisa, abuela! Y le aprieta suavemente la mano. Se despiden con la canción preferida de mi querida amiga Selva, “…abre la puerta y entra a mi hogar amigo mio que hay un lugar, deja un momento de caminar…”
Mientras esto acontece a mi alrededor, trato de repasar la planificación del día, que compartiremos junto a Inés, Diego y los Orientadores. Leo los contenidos, educación social, comunidad de aprendizaje y me viene a la mente un concepto de Fals, el hombre sentipensante.
Estoy sensibilizada, me he conectado con los aspectos que necesito para trabajar en este proyecto, con esta gente, junto a estos compañeros. Es desde allí, desde el sentir, que me puedo sumar a este colectivo humano que se desafía en poder concretar algunos de los viejos sueños, lograr mayor inserción social a través del trabajo y de la educación. Un mundo con posibilidades para todos y todas (como orgullosamente dice nuestra presidenta)
Por eso voy hasta José C. Paz, porque me  siento parte de esa unión de esfuerzos, que es la DOSSES. Porque el viaje se torna esperanzador, porque como metáfora del construir, partimos desde donde podemos, con lo que tenemos, con lo que nos falta, con lo que se va armando entre tod@s,  no estamos solos, somos un montón, porque detrás de cada uno de nosotros, están nuestros compañeros luchadores del pasado, están nuestras familias, hijos, hermanos, vecinos. Y también está la alegría, esa arma que no nos pudieron sacar, aquellos que nos quisieron ver tristes para dominarnos.
Gracias compañer@s por esta hermosa experiencia, que me enorgullece compartir. ¡Un abrazo desde el corazón!
                                                  .