Boaventura de Sousa Santos cuestiona el «capitalismo verde»

BRASIL-FORO

Para el sociólogo portugués, Boaventura de Sousa Santos, el Foro Social Temático (FST) 2012 acierta en debatir la crisis capitalista y la destrucción de la naturaleza. Sin embargo, asegura que hay que ir más allá del «capitalismo verde».

El intelectual consideró que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sustentable, Río+20, estará «completamente dominada por ideas que no resuelven los problemas de justicia ambiental y social».
Se refirió así a la Conferencia que se realizará en junio próximo en Río de Janeiro y que reunirá a representantes gubernamentales de todo el mundo para abordar la cuestión ambiental.




Boaventura de Sousa Santos participa esta semana del Foro Social Temático en Porto Alegre. Se trata de una etapa preparatoria de la sociedad civil para participar también de la Conferencia de Río + 20.
Boaventura explicó que el sistema capitalista hoy se encuentra en una fase extractivista de los recursos naturales. Principalmente de América Latina y de África.
Frente a esto, resaltó que el Foro Social Temático es un espacio para mostrar soluciones «no capitalistas» para la sociedad.
Entre ellas, una economía solidaria y una agricultura familiar agroecológica que se contraponga a los actuales niveles de consumo en el mundo.
Expresó que en ese contexto, el término «desarrollo» debe ser cuestionado. Según el sociólogo, esa política se ha traducido en crecimiento económico y falta de respeto a los Derechos Humanos.
Boaventura destacó que la actual fase del capitalismo tiene origen en el neoliberalismo de los años 90 que defiende la libertad de los mercados.
Sin embargo, ese modelo económico no garantiza «formas de rentabilidad en el capitalismo industrial».
El intelectual aclaró, además, que los productos de origen primario, como la comida, se convierten en un objeto de especulación en el capitalismo financiero en crisis.
Por estos motivos, las luchas históricas como la distribución de la tierra y la defensa del agua deben permanecer como centrales para los movimientos sociales.

Fuente: (Agencia PÚLSAR)

gr/ea (desde Porto Alegre)
24/01/2012

“Una economía de la emancipación”

Entrevista DOSESS

Así define Rodolfo Pastore a la economía social y solidaria
Economista, director del Proyecto CREES y Coordinador General del Diploma de Operador socioeducativo en ESS


¿Qué implicancias tienen las diversas prácticas de la Economía Social y Solidaria, y qué relación tienen con la economía capitalista?


Desde estas prácticas y desde esta resignificación de lo económico está economía apunta a la emancipación, es una economía de la no dominación, en los distintos casos y para las distintas realidades específicas. La ESS es una economía orientada a la producción de subjetividad, a la no dominación institucionalizada, a la no perpetuación de relaciones de dominación, de dependencia institucionalizada. Y por eso también está muy bueno impulsar, concretizar, realizar esta otra economía; con otra conceptualización, con otra visión.

¿Entonces qué rol juega lo político en la ESS?

Una cuestión importante, el desarrollo del capitalismo no hubiera sido posible si antes no hubiera ocurrido un proceso de acumulación originaria. Y un proceso de acumulación originaria implica un proceso en el cual se dan las condiciones para que se desarrolle la acumulación de un determinado sistema, para que después pueda lograr sus leyes, pueda lograr la «ley del mercado». El proceso de acumulación originaria del Capitalismo se dio aproximadamente entre el siglo XVI y el siglo XVIII, donde hubo una fuerte intervención estatal, una fuerte intervención política para generar las condiciones necesarias para que el Capitalismo se pudiera desarrollar, por ejemplo: con el desarrollo imperial, que fue justamente el proceso de acumulación originaria pura. También con el proceso del traspaso de la población del campo a la ciudad, que se hizo de forma sumamente violenta, por ejemplo en Inglaterra.
¿Para qué? Para que el nuevo capitalismo emergente tuviera sus condiciones de fuerza, de trabajo libre para producir en las fábricas.

¿Cuales serían las condiciones del “proceso de acumulación originaria” en la ESS?

Uno de los aspectos tiene que ver con normativas y con políticas que sean apropiadas por la economía social y solidaria. No con normativas y con políticas que están pensadas o desarrolladas desde la lógica del mercado o desde la lógica del aparato estatal, sino desde la lógica del desarrollo de las capacidades de los emprendimientos y las organizaciones de la economía social y solidaria. Y de lo general pero también de lo singular que tiene cada tipo de emprendimiento de la economía social y solidaria. Y también la utilización de recursos de la red de instituciones, porque esto no solamente es una cuestión normativa, no solamente es un cuestión política sino que también se tiene que traducir en recursos.
Entonces esas tres cosas: normativas, decisión política y utilización de recursos de redistribución, en la ESS utilizamos los tres conceptos de redistribución, reciprocidad y mercado en economía social y solidaria, son claves. Bueno, esto mismo en términos de desafío.

¿Qué tipos de desafíos debieran traspasar las distintas trayectorias de la ESS en relación a lo económico?

Estamos entre dos mundos, el mundo económico de la lógica del mercado, de la acumulación, etc, y entre otro mundo que nosotros queremos construir, que es el mundo de la emancipación, que es el mundo de la solidaridad, que es el mundo de la economía social y solidaria, tenemos que tener otra cultura. Y en este marco de la otra cultura tenemos que pensar los indicadores que tenemos que construir de sostenibilidad, de productividad, de intercambio, que tienen que ver con esta cultura, no con la cultura del mundo capitalista y no con la cultura del mundo asistencial, la cultura del mundo asistencial también lleva a relaciones de dependencia, el asistencialismo lleva al mundo de la dependencia institucionalizada.
Y en esto creo que han salido cosas para avanzar, me parece que una de las cosas que salió para avanzar es que hay mucha productividad subjetiva pero muchas veces no están demasiados visibilizados en el sistema. Podremos construir indicadores, ¿podremos construir alguna forma de visibilizar más estos desarrollos? Estaría como pregunta, estaría como cuestión. Pero a su vez la sostenibilidad no es solamente micro, es micro y macro. Cuando hablamos de macro nos referimos al nivel global, porque la ley del mercado se impone a nivel global. Se impone al nivel de una nación, de una región, de una globalidad, de un mercado mundial. Hay que ir hacia construcciones y técnicas de la economía social y solidaria. Me parece muy importante, hay que construir otras leyes, otros marcos políticos, etc, pero también hay que construir en territorio otra sostenibilidad., enredándonos con los que somos diferentes pero a su vez compartimos una misma estrategia en términos de está construcción de otra economía. En cada territorio esto se ve de distintas formas, pero me parece muy importante porque hay causas que se ganan en esta articulación territorial, en esta articulación de redes. Una estrategia múltiple de recursos es la estrategia de la economía social y solidaria.

Construyendo redes emprendedoras

Nota a Rodolfo Pastore publicada en revista COLSECOR.

Podés ver la revista COLSECOR: http://www.revistacolsecor.com.ar


El director del proyecto CREES de la Universidad de Quilmes, se refirió a la creación de emprendimientos asociativos y a la capacitación de dirigentes cooperativos que se lleva adelante desde la institución.

-¿Qué es CREES y cómo surgió?

-El proyecto Construyendo Redes Emprendedoras en Economía Social, surgió en el 2003 a partir del trabajo de la Universidad Nacional de Quilmes con diversas organizaciones sociales que poco a poco fueron necesitando mayor capacitación a nivel económico, ya sea para pedir créditos o realizar otro tipo de gestiones. Actualmente es un proyecto de extensión universitaria que trabaja en tres líneas: Cooperación social, que se enfoca en tratar de atender a las necesidades sociales emergentes a través de formas asociativas, Formas de gestión asociadas en los territorios, donde el Estado trabaja en articulación con el tercer sector para tratar de definir en conjunto políticas públicas y Formación tanto de emprendimientos como de dirigentes.

-¿El desarrollo de este proyecto está superando tus expectativas?

-Estamos muy contentos, por el desarrollo del mismo. El equipo de trabajo está conformado por quince personas que vemos una necesidad muy grande del sector de la economía solidaria de un diálogo más profundo con las Universidades. En este sentido buscamos generar espacios de puesta en común de diversos saberes prácticos, así como buscar la reflexión teórica, para visualizar tendencias que van más allá de la experiencia particular.

– Según la experiencia, ¿Cómo observás la formación de los dirigentes en cooperativas en Argentina y cuál es la importancia de un acercamiento universitario?

– Históricamente la economía social con más trayectoria, como es el cooperativismo o el mutualismo, ha tenido una dirigencia muy capaz en materia de gestión en un país muy difícil como es el nuestro. Lo que sucede también es que además de esa formación es importante tratar de generar miradas más estratégicas. Esto también es aplicable al conjunto de iniciativas que surgieron en las últimas décadas y dieron lugar a nuevos dirigentes de cooperativas de trabajo o de experiencias en microfinanzas solidarias, entre otros. Y es importante que estos dirigentes confluyan en espacios de formación y de diálogo y desde ya a lo que hace al ámbito de la gestión, donde el cooperativismo histórico tiene mucho para decir al respecto, como así también el nuevo cooperativismo, que tiene una actitud más militante.

-¿Cuál es la importancia de la formación específica en temas cooperativos para los dirigentes y qué posibilidades hay para las personas que viven en los lugares alejados?

-Yo creo que la importancia radica en la articulación con las instituciones del propio sector como las federaciones, que deben plantearse esta necesidad de formación estratégica teniendo en cuenta que el sector está creciendo y que se necesitan más dirigentes. La demanda es mucha y la oferta no es tanta, se necesitan nuevos tipos de carreras y nuevas metodología de formación diferentes a las tradicionales de la educación superior. Es importante articular esfuerzos con las organizaciones locales. En Córdoba, estamos trabajando con Ificotra para ver si este año lanzamos tecnicaturas que incluirán formación en entornos virtuales.

-¿La ciudadanía en general tiene conocimiento del espíritu y funcionamiento de instituciones en el área que mencionamos? ¿Cuál es la importancia en este sentido?

– Es un tema muy importante en el cual avanzar. La economía social está en todo el territorio argentino y viene en franco crecimiento. Lo que pasa es que el sector está invisibilizado. Sería bueno que haya una formación desde la escuela primaria en este sentido. Por otro lado, en la agenda de los grandes medios no se encuentra esta temática.

-¿Cuáles son los desafíos en el sector de la economía social?

– Falta un trabajo muy fuerte de organización colectiva para ganar identidad. También en la participación de las entidades en las federaciones. Hay una gran parte, como las cooperativas de trabajo, que están poco federadas. Es importante esa toma de conciencia. También el fortalecimiento económico de las iniciativas, así como el desarrollo de mercados específicos y la adquisición de bienes y servicios a otras cooperativas y a pymes.

-La Universidad de Quilmes aprobó un Diploma de capacitación en el área de la economía social ¿Qué duración tiene? ¿Se brinda en el interior?

-Dura un año, está dirigido a formadores, consta de una parte teórica y otra práctica. Estamos trabajando para ver si podemos articularla con entidades locales para que sea a distancia y pueda brindarse en otros lugares. Se busca que una parte de los contenidos se brinde a través de las nuevas tecnologías y otra a través de docentes locales. Esperamos poder comenzar la implementación en el segundo cuatrimestre de este año.

-¿Qué es la Cooperación Social, hay experiencias en Argentina?

-Es un concepto muy importante, estrechamente vinculado al cooperativismo de servicios que brinda solución a las necesidades de cada comunidad. En las últimas décadas están surgiendo nuevas necesidades como la limpieza de arroyos o el cuidado de ancianos y niños, entre otros. El Estado es muy importante en la provisión de estos servicios, pero no necesariamente en la ejecución de los mismos. Es por eso que se fomenta la realización de contrataciones públicas de lo que se llama discriminación positiva. En muchos lugares del mundo se está avanzando en la reglamentación que crea la figura de la cooperativa social. Un país pionero es Italia. Así, el Estado cumple un doble objetivo, se está brindando el servicio y a su vez está empleando a personas que están fuera del mercado laboral a las que quizás les estaría pagando un subsidio. En un punto incluiría profesionalizar actividades, crear carreras adecuadas para estas actividades. Brasil y Uruguay tienen leyes para la conformación de cooperativas sociales.