logo OBSERVATORIO

Catamaranes para sanear arroyos

En el astillero académico de la UNQ, se diseñan y desarrollan embarcaciones para una ONG que navega y limpia cursos de agua contaminados en Quilmes. Ya construyeron un catamarán, hecho en plástico reforzado de fibra de vidrio y con materiales básicos, que está diseñado para navegar en aguas de bajo calado. Los alumnos trabajan en la construcción de otro, que permitirá combatir los embanques que se forman en el medio de los arroyos.

Catamaranes para sanear arroyos

Alumnos de la carrera Arquitectura Naval de la Universidad Nacional de Quilmes construyeron un catamarán para la limpieza de arroyos contaminados de la zona sur del Gran Buenos Aires. La embarcación tiene tres metros y medio de eslora y será utilizada por la ONG Colcic, una organización que lucha contra las inundaciones y la contaminación de arroyos y riachos de Quilmes.

El catamarán fue diseñado por el arquitecto naval Héctor Longarela, director de la carrera, con la participación de los alumnos y construido en el astillero académico -donde los estudiantes hacen prácticas profesionales- con el fin de proporcionar a la ONG una embarcación apropiada para navegar esas aguas.

La iniciativa se realizó a partir de un convenio que la UNQ firmó con Colcic, a través del cual la dirección de la carrera propuso diseñar y construir la embarcación adecuada para realizar las tareas de limpieza, en un marco más seguro y cuidado. “Al trabajo lo hacían con piezas de telgopor muy rudimentarias y riesgosas. Navegan en aguas servidas, contaminadas y peligrosas para la salud humana, así que pensamos en un catamarán de trabajo, útil y seguro para ellos”, señaló a InfoUniversidades Longarela.

Por su parte, Ceferino García, presidente de Colcic, coincidió en la necesidad de garantizar mayor seguridad a las personas que navegan las aguas contaminadas: “La embarcación resuelve, sobre todo, la cuestión de la seguridad de la gente, ya que dejamos de navegar en forma rudimentaria”, aseguró.

El catamarán construido en el astillero de la UNQ servirá para que la ONG realice la limpieza de los arroyos Las Piedras y San Francisco, los dos únicos cursos existentes para evacuar una cuenca de 15 mil hectáreas. Colcic se encarga de limpiar unos 23 kilómetros de estos arroyos, en su curso por el partido de Quilmes. “Es la cuenca con más alta densidad poblacional de la zona y cuenta con más de 700 mil personas; y este catamarán nos va a servir para atacar el problema de los embanques en el medio de los cursos de agua, a los cuales es muy difícil llegar”, comentó García.

Con esa meta, en el astillero construyeron los modelos, las matrices y un primer barco, cuya botadura se hará próximamente. La embarcación está hecha en plástico reforzado de fibra de vidrio, en un laminado compuesto y con materiales básicos, y está diseñada para navegar en aguas de bajo calado. “Le colocamos candeleros y guardamancebos -que son como barandas perimetrales- para ayudar a la seguridad”, explicó Longarela.

Pero no es el único catamarán que se pondrá sobre las aguas. Los estudiantes trabajan en la construcción de otros dos: uno de cinco metros y uno de 34 pies. Además, otras embarcaciones ya fueron realizadas en el astillero, como los veleros Quantum 26 y Quantum 29, de excelente rendimiento en navegación y en regatas.

Después de probar el catamarán, la embarcación se producirá en serie hasta alcanzar los ocho que necesita la organización. En el astillero de la UNQ, además, trabajan en otra embarcación más pesada para Colcic, que llevará una máquina retroexcavadora compacta con el fin de resolver los problemas de embanques de tierra que se forman en el medio de los arroyos.

Los embanques quitan escurrimiento a los cursos de agua. Allí se va depositando basura y sedimentos, lo que por último se convierte en una isla de desperdicios. La tarea de limpieza en estas aguas es muy difícil y costosa. “Cuando hay que limpiar un arroyo o río, la dirección de Hidráulica de la provincia de Buenos Aires contrata una draga. Pero muchas veces, es imposible utilizarla. Por ejemplo, en estos ríos la draga no tiene por dónde entrar porque hay puentes bajos que se lo impiden. Otro inconveniente es el costo muy alto que ello tiene”, aseguró García. Por eso pensaron en un próximo catamarán que construirá la UNQ y que servirá para el excavado. “Con eso solucionaríamos definitivamente el problema de los embanques”, explicó el presidente de Colcic.

Características del catamarán:

Eslora total: 3.5 mts
Eslora en flotación: 3.38 mts
Calado de cascos: 0.20 mts
Manga máxima: 2.00 mts
Manga de los cascos: 0.60 mts
Francobordo en proa: 0.517 mts
Desplazamiento aproximado: 250 kg

El astillero

El astillero de la carrera de Arquitectura Naval de la UNQ funciona en un predio ubicado en Florencio Varela y tiene por objetivo capacitar a los alumnos en los procesos de diseño, proyección y construcción de embarcaciones livianas a vela o motor. “Nuestra pretensión es que los alumnos vean, participen y aprendan y se formen en la construcción de barcos”, explicó Longarela, y agregó que “para un arquitecto naval es fundamental saber cómo se hacen las cosas en un astillero. Es ahí donde se ven los problemas y dificultades, las soluciones y las distintas alternativas y metodologías que pueden ponerse en juego para pensar y hacer un barco”.

Leticia Spinelli
prensa@unq.edu.ar
Erica Lanfranchi / Fotografía: Marcelo Cagna
Dirección de Prensa y Comunicación Institucional
Universidad Nacional de Quilmes

Esta nota fue realizada por el equipo de Prensa y Comunicación Institucional de la UNQ y publicada en Infouniversidades, el portal de divulgación de noticias científicas y universitarias de la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación de la Nación, del cual la UNQ es corresponsal.

Compartí esta noticia

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
crees blanco
deya blanco
UNQ blanco
Scroll Up