Hacer posible lo necesario

Integrantes del Proyecto CREES de la Universidad Nacional de Quilmes realizaron una seria de talleres de capacitación en la Empresa Recuperada Renacer, constituida como Cooperativa de trabajo a partir del año 2003, con los trabajadores de la fábrica. El objetivo es fortalecer el trabajo de la cooperativa Renacer a partir del desarrollo de la Economía social y solidaria.

Palabras que se hicieron y hacen realidad, se sienten presentes y se evidencian en la fábrica en la charla con sus trabajadores, más de 140 trabajadores que cada día hacen posible lo necesario. Aquello que conquistaron con luchas y tenacidades, con la carpa instalada en la puerta en los momentos más difíciles,
Aire fresco sentido desde muy adentro, en un escenario distinto, con otro paisaje y por sobre todo, otros desafíos con un solo objetivo: fortalecer el desarrollo de la Economía social y solidaria. Es que estábamos muy lejos. Ushuaia, más de 3 mil kilometros, en el fin del mundo, o será el inicio del mundo, de uno nuevo en el que quepamos todxs y se encuentren los caminos.
Renacer es el nombre de la Empresa Recuperada, constituida como Cooperativa de Trabajo a partir del año 2003, paso por momentos de frustraciones y alegrías, cambios, mutaciones, desde sus inicios cuando otro era su nombre “Electrodomésticos Aurora S.A”, allá por los años 80 en que inició sus actividades, principios de la década, la actividad era la fabricación y venta de electrodomésticos: lavadoras, televisores, video casseteras, encendedores Magiclick, cassetes de audio y video. Después, la década del 90 será el comienzo de un proceso de re-adecuación tecnológica, se pasa del paradigma tecnológico de países centrales como Alemania a países asiáticos, esto implica readecuaciones, implica un cambio de perfil tecnológico, pero sobre todo implica un proceso extendido en nuestro país, en una palabra: desindustrialización.
En este período las conquistas obreras, los derechos de los trabajadores empiezan a ser relegados, se inicia un proceso de desguaza-miento. En el año 1996 Aurora Grundig se presenta en quiebra, dejando a los 750 empleados en la calle sin indemnización y con salarios adeudados. Las plantas son ocupadas para evitar el vaciamiento de la empresa, y al tiempo, a raíz de la firme determinación de los trabajadores, la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de Ushuaia negocia con el gobierno y los ex directivos de la empresa la cesión en usufructo de marca, maquinaria y establecimiento, naciendo la primera empresa obrera autogestionada de la Argentina: Metalúrgica Renacer S.A.

Durante los años en que la empresa se gestionó bajo la forma de una Sociedad Anónima se mantuvo la producción con 500 trabajadores, algunos trabajadores recuerdan este momento como un momento confuso donde existía un directorio conducido con la Unión Obrera Metalúrgica que controlaba a RENACER S.A “Estábamos confundidos” señala Sara operaria en Renacer en relación a esa época, “cuando la empresa tuvo un problema dejamos de trabajar”, las crisis familiares se cruzaban con la lucha, la ausencia del hogar, el no poder llevar la comida por el trabajo realizado, hizo que se instalará una carpa en la puerta de la empresa, uno, dos, 8 meses sin poder ver una posible mejora. Empezaban los procesos Asamblearios.
Rene con su ropa de trabajo dice, “estábamos divididos en dos grupos; venta o no venta”, “muchos estábamos en la empresa NewSan (empresa multinacional, comercializadora de la marca Sanyo) y teníamos acciones por un valor determinado, remarcó uno de los trabajadores y continuo “a nosotros nos llamaron, y dijeron firman aquí y ya, y nos decían que hay gente que va a quedar afuera. Todo era entre comillas, estábamos muy confundidos concluyó.
Pero la confusión no agotaba nos anhelos, no los fragmento y la lucha de algunos compañeros y el verse reflejados unos en otros, los unió, en particular a partir de la tenacidad de Mónica Acosta (actual integrante del Consejo de Administración) quien les dijo que que se tenían que unir todos, los de la venta y no venta, “tenemos que estar en la lucha todos” fueron sus palabras uno y otra vez. Y todos y todas comprendieron, sintieron que su vida se vivía en la lucha en encontrarse en el existencia de la fábrica. La cooperativa empezaba a manifestarse como el espacio común, “anteriormente eramos cooperativa sin formalizar”. Es es momento que se conforma la la Cooperativa de Trabajo Renacer (año 2003), Mónica señala “en un principio sabiendo a donde queríamos llegar pero sin saber como arrancar”. Comenzaban a asumir los procesos autogestionarios.

Renacer se puso en funcionamiento sin un peso, hubo voluntad de trabajo de los trabajadores implicados y del aguante, hubo y hay eso que el capitalismo extrae y explota, la capacidad de trabajo. También el apoyo se extendía en cada familia, en los compañerxs de caminos, en la comunidad. Desde allí, la necesidad extendida y sentida era tal que empujaba a los trabajadores a no aflojar en la lucha, dicen “nosotros luchábamos por la expropiación para que esa quiebra no se diera en perjuicio nuestro, hubo presiones de todo tipo (políticas, económicas, etc), un ministro que trato de generar por todos los medios que cediéramos a la venta”. 
 
El proceso expropiatorio comenzó por la sanción de la ley Provincial Nº 580, promulgada el día 25 de agosto de 2003, y luego de un largo proceso de lucha, consigue en diciembre de 2007 que el Juez de la quiebra de Electrodomésticos Aurora acepte la oferta indemnizatoria, Renacer es definitivamente de sus trabajadores, dueños y productores.
El trabajo continua hoy, a casi 10 años de constituida la Cooperativa de trabajo Renacer Ltda se suman trabajadores y desafíos, una historia que ilumina otras luchas de las empresas recuperadas, un camino posible, quizás necesario. Un camino de cruzado por contradicciones, por conquistar populares de años y años. A esto nos sumamos, desde la Universidad Nacional de Quilmes, inscribiendo nuestras acciones en la Economía Social y Solidaria, desde el Proyecto CREES, porque tenemos un objetivo: fortaleces las iniciativas de la ESS como proyecto de transformación social.
Hemos empezado y continuaremos el trabajo en conjunto, viajamos desde el Proyecto CREES de la Universidad Nacional de Quilmes a Ushuaia, a la cooperativa de trabajo Renacer para vincularnos, para fortalecer la experiencia y construir desde distintos saberes una propuesta que fortalezca y extienda el trabajo cooperativo. No partimos de enlatados, sino de la experiencia concreta real, la que produce Renacer de que otra economía en posible. Sabemos que necesitamos más creatividad, más ideas distintas pero que sean factibles, porque no practicamos ni hacemos imposibles, pero sabemos y estamos convencidos que tenemos que hacer las cosas de otra manera, qué no sabemos muy bien como es, pero que la vamos aprendiendo en el compartir, en el preguntar, en el buscar, en el escuchar, en el decir no se muy bien como se hace esto por eso necesito de otros, y eso nos impulsa.
Y en ese hacer tenemos que vincularnos y relacionarnos con otros, porque solos no salimos, nos estancamos, nos perdemos, por ello la Universidad sigue asumiendo su compromiso, hacer, crear conocimiento socialmente útil, y también soñar, porque sin sueños de una vida mejor lo que hacemos no tiene sentido, no tiene vida. La Cooperativa de trabajo Renacer hace posible lo necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*